La demanda de los servicios de rehabilitación y fisioterapia va en aumento, en medida que la población envejece y los problemas crónicos, degenerativos y otros factores derivados de las condiciones de la vida actual aumentan. El crecimiento de la demanda genera saturación de los servicios y se aumentan las listas de espera y en consecuencia la tardanza de recibir el tratamiento. En algunos casos, se ha valorado la implementación de tratamientos activos basados en el ejercicio terapéutico pero han resultado ser un fracaso por la falta de adherencia que presenta el paciente.

Según la evidencia científica más reciente, el ejercicio terapéutico es el tratamiento más efectivo para tratar cualquier lesión musculoesquelética, teniendo en cuenta los resultados a largo plazo. Aunque uno de los mayores problemas en la prescripción terapéutica de tratamientos activos, es la falta de adherencia por parte del paciente que se sitúa en torno al 30%.

En el contexto actual donde la rehabilitación es necesaria pero insuficientemente prestada, se han creado modelos alternativos a la rehabilitación presencial que permitan mejorar la cobertura en un formato digital. Es así, como la rehabilitación se ha adaptado a las nuevas tecnologías y sumarse a la telemedicina con tratamientos de rehabilitación digitales.

La tele-rehabilitación, por su parte, es considerada como una rama de la telemedicina, que consiste en un sistema de tratamientos digitales o monitoreo de la rehabilitación a distancia empleando la tecnología. Ha sido propuesta como una forma de aumentar la accesibilidad y mejorar la continuidad de la atención con el potencial de ahorro de tiempo y dinero. En la fisioterapia, la práctica digital ofrecería beneficios con el propósito de facilitar una prestación eficaz de servicios con la prescripción de ejercicio terapéutico y el seguimiento y monitorización del progreso de los pacientes tratados previamente de manera presencial.

En el contexto actual, azotada por la pandemia generada por el COVID-19, los servicios de salud han debido adaptar y priorizar el tipo de atención y pacientes que reciben en los centros asistenciales, limitando las atenciones ambulatorias y reinventando en tiempo récord la forma de seguir asistiendo a los pacientes. La digitalización en el sector ha permitido ofrecer servicios de asistencia sanitaria de calidad dando un impulso a la telemedicina que ha demostrado su impacto positivo por la acogida que han tenido los propios pacientes.

Súmate a la digitalización para brindar el mejor servicio a los pacientes.

La crisis sanitaria de la actualidad, ha creado un nuevo paradigma, en el que los servicios y productos que se venían ofreciendo deben adaptarse a las necesidades de las nuevas demandas. Las personas han cambiado sus hábitos de consumo tras la aparición de la pandemia y este nuevo consumidor está adquiriendo servicios de consumo en el hogar, abriendo un nuevo abanico de posibilidades para ofrecer servicios en las viviendas.

La fisioterapia digital, es un término que lleva tiempo resonando pero no ha acabado de explotar hasta que ha llegado la pandemia y nos hemos tenido que adaptar a la situación. Los tratamientos basados en ejercicio terapéutico, son trasladables para que el paciente pueda continuar con su rehabilitación desde el hogar, de esta forma, el fisioterapeuta puede complementar su tratamiento presencial con los ejercicios en remoto.

A finales de 2020, Ascenti, proveedor líder de fisioterapia en el Reino Unido, publicó un estudio sobre la satisfacción de los pacientes en la fisioterapia virtual. El estudio se llevó a cabo durante 12 meses con más de 27.000 pacientes involucrados. Entre los resultados que se sacaron en el estudio, destacó el nivel de satisfacción de los pacientes con el servicio digital recibido, y es que, el 92% de los más de 27.000 pacientes aseguró estar satisfecho con la efectividad del tratamiento virtual.

Si quieres saber más información sobre los beneficios que tiene incorporar servicios de tele-rehabilitación, no dudes en ponerte en contacto con Trak.